Canal RSS

Berlín: más que salchichas

Publicado en
Berlín: más que salchichas

Confieso que llegué a Berlín y lo primero que dije fue: “Esta noche cenamos currywurst, ¿no?”. Lejos del tópico de que en Alemania no hay más que cerveza y salchichas, es que son dos alimentos que se encuentran en todos lados. hasta en la carta de hoteles de 5 estrellas (os lo aseguro) y están de vicio. Pero hay muchas más opciones que, como ya adelantaba en el post sobre Praga, La Glotona reúne en este recopilatorio para saber dónde comer en Berlín. Pasen y disfruten.

Curry 36, comida callejera

Primera palabra que debéis memorizar antes de ir a Alemania en general y Berlín en particular: Currywurst. ¿Que qué es? Una salchicha Bratwurst troceada servida con salsa de tomate y curry. Vale. Así dicho suena simplón a más no poder pero creedme, está de rechupete. Allí les gusta tanto que hasta hay un Museo del Currywurst. Nosotros nos topamos con el puesto de Curry 36, un lugar súper típico y lleno de alemanes haciendo cola (primera buena señal).

Nos hicimos cada uno con una bandejita de currywurst con salchicha, la particular salsa, mayonesa y patatas (1,7€, + 1,6€ las patatas y 0,3€ la mayonesa). Para beber, refrescos y cervezas grandes que no llegaban a 2€. También probamos los Rostbratwurst, perritos calientes hechos con salchicha en un bollito de pan (2€ aprox.).

Y para comerlo no hay asientos. Solo unas mesas altas metálicas en las que todos comparten sitio. Una experiencia.

Curry36 se encuentra junto a la estación Zoologischer Garten, en Hardenberg Platz 9 (10623 Berlín). Abierto todos los días de 9 a 05h. Tel: 030 31992992. Web de Curry36.

Hopfingerbräu im Palais, junto a la Puerta de Brandenburgo

Para estar en una zona tan turística no resulta nada caro y además se come muy bien y buena cantidad. Os recomiendo el patio interior, tranquilo y mono. Para comer nos decidimos por Currywurst a la Palais (9,8€), Leberkäse asado -carne con huevo frito y ensalada de patata-(11,5€), costillas de cerdo con salsa barbacoa (10,5€) y pasta al pesto con verduras (9,2€).

Para beber, cervezas grandes (Hopfinger Naturtrüb de 0,5L, 4,5€) y una cerveza Weibe con mango (de 0,5L por 4,5€). Resulta que es típico de Berlín mezclar un poquito de néctar o sirope de frutas con la cerveza. La encontraréis con maracuyá, fresas, frutas del bosque, piña…Es como beber zumo con un toque cervecero.

Hopfingerbräu im Palais está en Ebertstraße 24 (10117 Berlin, Alemania). Echad un vistazo aquí.

Vapiano, un concepto innovador

Lo curioso es que la innovación aquí no está en la comida. De hecho, es un restaurante italiano. Lo chulo está en el modo en que pides y pagas la comida. Nada más llegar, en la planta inferior, entregarán a cada comensal una tarjeta similar a una de crédito. ¡No la perdáis de vista porque la necesitáis! Con ella ordenaréis vuestra comida, la bebida y luego tenéis que devolverla en caja para que os cobren. Cada tarjeta ha memorizado vuestra selección, de modo que si sois un grupo y queréis cuentas separadas, esto va estupendo para pagar cada uno lo suyo. Y si no, pedís todo junto y listo.

Sobre el restaurante en sí, os comentaba que es un italiano pero “dividido”. En la planta superior veréis una barra dividida en puestos, al estilo mercado de San Antón, solo que todos pertenecen al mismo restaurante y cada uno está especializado en un plato. Así pues veréis el de pizzas, el de rissottos, el de pastas…En cada uno podéis pedir también la bebida y los postres son el la barra del fondo. Os dejo su carta online.

Nosotros nos decidimos por las pizzas y acertamos de pleno: ¡enormes, deliciosas y geniales de precio! Cayeron una pizza Capricciosa (8,9€) con champiñón, jamón, aceitunas, alcachofa, tomate y mozzarella; una Calzone (7,9€) con peperoni picante, jamón, champiñón, tomate y mozzarella y cerrada, claro; una Tropicale (7,9€) que es la típica Hawaina; y una Americana (9,9€) con peperoni picante, salchicha, tomate y mozzarella.

Vapiano está en Augsburger Straße 43 (10789 Berlín, Alemania). Abierto de L-S de 10 a 01h. Y los domingos hasta las 00h. Tel: WEB

La terraza del hotel 5* Radisson Blu

Currywurst de HEat

Currywurst de HEat

Os decía al principio que hay currywurst hasta en los hoteles. Hotelazo en este caso. Fue pura casualidad que acabáramos comiendo en la terraza del restaurante del hotel 5 estrellas Radisson Blu, llamado HEat. Ubicado frente a la catedral de Berlín y junto al río, su terraza nos conquistó desde el primer minuto. Tranquilizad al bolsillo: el currywurst -que fue lo que pedimos- cuesta solo 9,9€. Eso sí, con una salchicha, con dos son 12€ aprox. La salsa que lleva estaba e.s.p.e.c.t.ac.u.l.a.r. Y para colmo nos atendió un camarero que sabía español más majo que las pesetas. Por cierto, no os marchéis de allí sin entrar un momento al hotel…vais a flipar con la sorpresa que esconde en su interior.

El Radisson Blu de Berlín está en Karl-Liebknecht-Straße 3 (10178 Berlín, Alemania). Tel: +WEB

No puedo olvidarme de los bretzels. Hay puestos en cada esquina y todas las panaderías los tienen alrededor de los 2€. No sé qué es pero me supieron a gloria: saladitos, esponjosos y sabrosos.

Pretzel

Pretzel

Mi última recomendación es que organicéis vuestra visita a Berlín lo mejor posible. La nuestra fue muy breve, así que nuevamente necesitábamos ver todo lo esencial rápido. Escogimos en esta ocasión los tours de ¡Viva Berlín! Os dejo su web con toda la info y espero que, si vais, os toque Elia como guía porque es fenomenal y una auténtica entusiasta de la ciudad.

NOTA GASTRONÓMICA CURIOSA: donde en su día estuvo el despacho de Hitler hoy hay un restaurante chino. Prueba gráfica:

Restaurante chino, ubicado donde se encontraba el despacho de Hitler

Restaurante chino, ubicado donde se encontraba el despacho de Hitler

Y si queréis ver el mármol rojo que cubría las paredes del gigantesco despacho solo tenéis que bajar a la estación de metro Mohrenstraße, al ladito del restaurante en cuestión.

No dejéis pasar la oportunidad de conocer Berlín si podéis. Esta ciudad tiene mucha historia, buena gente y una comida tremenda.

¡Un mordisquito de La Glotona!

Steak ‘N’ Shake Madrid

Publicado en
Steak ‘N’ Shake Madrid

A ver cómo puedo definir qué es Steak’n’Shake. Es más que una cadena de comida rápida, con mucha más calidad en su producto y un servicio mil veces mejor. Es bonito. Es sencillo. Es contundente. Y sus batidos son un escándalo. El primer local de esta franquicia que llega a la península está en Madrid y sí, me ha convencido.

Hamburguesa Guacamole, patatas y refresco

Hamburguesa Guacamole, patatas y refresco

Comencemos con las hamburguesas y, en concreto, con la que para La Glotona fue la más apetitosa de todas: la Bacon Lovers (7,95€). Lleva dos steakburgers de carne de vacuno, lonchas de queso americano, bacon, ketchup y mayonesa. No sé si fue ese maravilloso bacon crujiente pero a mí me chifló. Una deliciosa y gran sorpresa porque ya veréis que el tamaño no deja nada que desear.

La medalla de plata al sabor se la llevó la Guacamole (7,95€). Lleva dos steakburgers, lechuga, tomate, cebolla roja, queso pepperjack, mayonesa Chipotle y, sí, ¡guacamole! Unos ingredientes que casan divinamente y la hacen estupenda.

La Signature Burger (8,45€) es su buque insignia. Se compone de hamburguesa de carne de vacuno, queso americano fundido, lechuga, pepinillos, tomate, cebolla y ketchup. De la carne nos cuentan que está certificada como orgánica sin conservantes, ni hormonas, ni antibióticos. Lo cierto es que el tamaño es mucho mayor que el de sus hermanas.

Y una de las propuestas más originales no por su sabor si no por la forma de servirla es la The Original Double ‘n Cheese (5,95€). Lleva lo mismo que la anterior pero…¡te dan dos! Y con dos steakburgers cada una, por supuesto. Vosotros decidís si la pedís para compartir o no.

Las patatas fritas tampoco se quedan atrás. Tenéis las de toda la vida, con cheddar, parmesano, cheddar y bacon, etc. Mis favoritas fueron las cheddar, aunque pringosas, buenísimas. Desde 1,95€ hasta 4,5€, dependiendo del tipo y el tamaño.

No podéis visitar el local y no probar sus batidos. Me conquistó el de Speculoos (una galleta hecha con mantequilla y sabor a canela) y el de Oreo. Los tienen de fresa, vainilla, mango, plátano, chocolate, chocolate y menta…El pequeño a 3,95€ y grande a 5,45€ si es de los clásicos; y los demás a 4,95€ el pequeño y 6,45€ el grande.

Batidos de Steak N Shake

Batidos de Steak N Shake

Además, nos contaron en petit comité que van a comenzar a servir desayunos en breves. Viniendo de Estados Unidos os podéis imaginar cómo serán: huevos fritos, bacon, salchichas, tortitas…Todo muy potente para comenzar el día a lo grande.

El sistema para pedir es diferente también: pides en la barra de la primera planta al fondo, pagas y puedes ir a sentarte. Los camareros te servirán cuando esté todo listo.

La cadena lleva funcionando desde 1934 con sus hamburguesas, patatas y batidos, los cuales galardonó en su momento la guía gastronómica ZAGAT. Cuando probéis el batido de Speculoos, me contáis si lo merecen o no.

Steak ‘N’ Shake se encuentra en Plaza de Canalejas, 3 (Esquina Carrera de San Jerónimo). Abierto de L-J de 08 a 24h. V-S de 08 a 02h. Facebook.

¿Que lo de beber un batido mientras comes una hamburguesa no te convence? Es que no lo has descubierto aún 😉

¡Un mordisquito de La Glotona!

Praga, ciudad de cuento y gastronomía para contar

Publicado en
Praga, ciudad de cuento y gastronomía para contar

¡Hola glotoncillos!

Parece que no me he ido porque La Glotona ha seguido publicando pero…en realidad me he escapado de Madrid un par de semanas. Ya estoy de vuelta y sí, os lo voy a contar al estilo de años anteriores como en el caso de Menorca o París: con un recopilatorio. La ciudad protagonista en esta ocasión es Praga y en un par de semanas tendréis un especial de Berlín. ¡Desabróchense los cinturones y comer!

Por cierto, al final del artículo os dejo una sugerencia para ver en la ciudad en poco más de 24 horas 😉 Y un último detalle importante para leer el post: 25ck (coronas checas) equivalen a 1€.

Pivnice Stupartská 1869

La primera noche en Praga estábamos más perdidos que un pulpo en un garaje. Nos habían hablado de un par de sitios pero nos quedaban muy lejos y por casualidad nos topamos en la Plaza de la Ciudad Vieja -maravilloso lugar- con un español que nos mandó al Pivnice Stupartská 1869. Si estás leyendo esto, Rafa, bendito seas porque ¡vaya restaurante! Con una carta de cervezas inmensa y platos típicos checos, barato, abundante y riquísimo.

De entre las cervezas cayeron una Gambrinus nefriltrovany -sin filtrar- y una Gambrinus nepasterizovany – sin pasteurizar- porque resulta que son fabricantes de ella. Mejor la primera pero estupendas ambas. Cuidado con los tamaños que aquí lo normal es servir 0’5L de cada una… Si no os apetece cervecear, optar por una Mirinda de naranja, un refresco que antes se encontraba en España y similar a la Fanta.

Para comer: Salchichas cocidas en cerveza negra (105ck), salchichas auténticas y muy diferentes, probad; sopa de goulash en cazuela de pan (110ck) -guiso de ternera y patata un pelín picante, en este caso con más caldo por ser sopa-, riquísima y potente. Si os acabáis la cazuela de pan sois unos auténticos glotones; pollo empanado con ensalada de patata (199), nada fuera de lo común pero la ensalada es una maravilla y 1 kilo de codillo asado (240ck). Mención especial para este codillo porque nos enamoramos de él. Sí, lo hacen asado y es mil veces mejor, y tremendamente jugoso. Querréis chupar los huesos, lo advierto. Y la combinación con mostaza es para importarla aquí. La otra salsa es de rábanos y pica mucho -de verdad, mucho-. Ni la toquéis.

El local cuenta con dos plantas. Bajad y encontraréis tanques de maceración y una sala súper acogedora. La cena salió a unas 250 coronas checas por cabeza, 10€ al cambio. Un chollazo.

Pivnice Stupartská 1869 se encuentra en Calle Stupartská 9 (Praga). +420 222 314 308. WEB. MAPA.

Zlatá Lyra

Ubicado también en el centro con cocina checa, buen precio y rapidez en el servicio, Zlatá Lyra nos lo recomendó nuestra guía por Praga, de quien os hablo más abajo. Aquí volvieron a aparecer las cervezas y para comer un guiso de goulash -ternera, patata, salchica asada, y albóndigas de harina (220ck). Picantito pero esta vez con más carne al no ser sopa y pan cocido-, salchicha (la encontraréis en una carta aparte, especialidad de la casa y riquísima), lomitos  de cerdo con crema de leche con arándanos y albóndigas de harina (220ck). Resulta que es típico checo y la salsa es de las de mojar pan. Para La Glotona, pato horneado con jengibre y comino, con chucrut, albóndigas de patata y cebolla frita (250 ck). Alucinante y super jugoso el pato. Por cierto, tienen carta en español 😉

Zlatá Lyra está en Michalská, 11 (Praga). Abierto de 10 a 23h. Tel: +420 224 233 535. G+. MAPA.

Stará Praha

Aquí acabamos de pura casualidad, yendo río arriba como quien dice. Nada más poner un pie dentro nos quisimos quedar: personal súper amable y decoración 100% acogedora, como si de una cabaña del bosque se tratara. En aquella ocasión optamos por…¡sí, cervezas! Ojo, 38ck la cerveza pequeña -no llega a los 2€ y es bastante más que una caña-. Y para comer el “Old Bohemian Square Meal” (219ck) que, suponemos, se trata de un plato para campeones de la zona de Bohemia compuesto por chuletas de cerdo, carne ahumada, salchicha, repollo y albóndigas checas de pan y patata. Si esto te deja con hambre es que eres un pozo sin fondo. También tomamos queso frito (139ck); pollo asado (159ck); y una ensalada (119ck) con pollo, tomate, pepino, cebolla, pimiento, etc. para La Glotona porque no, yo no podía más con tanta carne.

Stará Praha está en Vitezná 11 (Praga). Abierto de 9 a 23h. Tel: +420 251 510 217. WEB. MAPA.

Por cierto, en República Checa se deja en 10% de propina. Atentos a los tickets y comprobad que no está incluida en lo que os cobran porque se rumorea que algunos lo hacen. Si todo está bien, dejadles propina 😉

Los Trdelnik callejeros de Praga

Trdelnik callejero

Trdelnik callejero

En nuestro primer paseo por la ciudad reparé en cuantísima gente iba comiendo una cosa con forma cilíndrica por la calle. Claramente era un dulce y no tardamos en descubrir que el centro de Praga está lleno de puestos callejeros que venden los Trdelnik, un dulce que consiste en una masa de harina que se enrolla en unos largos palos de madera para darle forma y, sin quitarla de ellos, se hace poco a poco sobre brasas o carbón. Luego, se cubre de azúcar, canela y nueces. Y si quieres te lo rellenan de Nutella o mermelada. Nos gustó mucho el puesto de Old Czeck Traditional porque está de camino a la Torre de Astronomía y abrian hasta tarde. Además del precio, 60ck ó 70ck rellena.

Encontraréis el Old Czeck Traditional en la calle Melantrichova, en una esquina a mano derecha yendo hacia la torre. No hay pérdida.

¿Y cómo vimos Praga?

Pasamos menos de 48 horas en la ciudad, de modo que necesitábamos ver TODO en un solo día. ¿¡Por dónde empezar!? Pues por los tours White Umbrella. Por la mañana nos hicimos el free walking tour de Praga y por la tarde el tour del castillo, de modo que nos vimos la ciudad enterita. O al menos lo indispensable. Y acompañados en todo momento de Paula, una chica más maja que las pesetas que nos guió por la ciudad y su historia. Una maravilla.

Y eso es todo. Lo cierto es que para lo poco que estuvimos nos cundió mucho aunque nos quedamos con ganas de más Praga. Excusa perfecta para volver pronto.

¡Un mordisquito de La Glotona!

Hattori Hanzo, Izakaya japonesa en el centro madrileño

Publicado en
Hattori Hanzo, Izakaya japonesa en el centro madrileño

Si me preguntaran cuál es mi comida favorita fuera de España contestaría sin dudarlo que la japonesa. Mi fanatismo llega a tanto que igual tengo un problema. Un problema delicioso que ha ido a más gracias al restaurante Hattori Hanzo, la primera Izakaya -taberna japonesa- auténtica de España. Y no, aquí no hay sushi pero no lo vais a echar de menos.

Comenzamos la comida con un aperitivo de judías. Así sin más y presentadas en su vaina. Se abren con la manita y hale, para dentro las judías como si fueran caramelos. Curioso, rico y muy sano.

De la carta nos quedamos con un bollo de pan al vapor llamado Yakisobapan (6.50 €) con yakisoba de cerdo, beni-shoga y katsuobushi. El panecillo en sí es todo miga, jugoso y la carne de cerdo del interior le da todo el sabor. Nos recordó a una hamburguesa, la verdad.

Luego optamos por compartir tres brochetas (Kushiyaki) diferentes: una Sake Saikyoyaki (3,8€) de salmón marinado en miso blanco dulce de Kyoto; una Nasu Miso Dengaku (3,4€) de berenjena asada con miso rojo y sésamo; y una Yakitori/Negima (1,8€) de pollo de corral con salsa yakitori y shichimi togarashi. Todas buenas pero sin duda la última la mejor y más sabrosa.

Brochetas (salmón, berenjenas y pollo)

Brochetas (salmón, berenjenas y pollo)

Y para rematar la parte salada pedimos una Hiroshimayaki (14,9€). Atentos porque es una fina tortilla japonesa (similar a la francesa pero tipo crêpe) presentada con forma de colina bajo la cual se esconde un “Okonomiyaki de 3 capas y Yakisoba”. Así para entendernos, eran tallarines salteados con verdurita y trocitos de cerdo. Encima de la tortilla iban dos salsas, alga nori en polvo y negi. Por lo que más queráis: ¡pedidla! Espectacular de principio a fin. No quedó nada en el plato y eso que fue el último en llegar. Una mezcla de sabores deliciosa y que aún no conocéis.

Hiroshimayaki

Hiroshimayaki

De postre no pudimos evitar la tentación y tomamos DIY Matcha S’mores (8,8€). Te ponen en la mesa una pequeña mini barbacoa japonesa y una bandeja con galletas, malvaviscos -o marshmallows- y chocolate infuionado con matcha (del maestro chocolatero Ricardo Vélez, Moulin Chocolat). Así que de repente te ves con los malvaviscos sobre las llamas hasta que quedan dorados y blanditos para ponerlos sobre las galletas y un poquito de chocolate por encima. Vaya bocado…Lo del chocolate es una locura de lo bueno que está. Y sí, todo bien dulce.

Para beber no fuimos nada atrevidas: agüita. En la carta veréis varias cervezas y refrescos japoneses, té verde, etc.

El local es una pasada. Nada más cruzar la puerta has entrado en Japón. El comienzo del local recuerda a los puestos de comida callejeros que se pueden encontrar en la ciudades y al fondo está la Izakaya, con mesas bajas a la japonesa. Una pena que no nos sentaran aquí, pero al ser dos nos colocaron al principio. El servicio es muy amable y atento.

Hattori Hanzo se encuentra en C/Mesonero Romanos, 17 (metro Gran Vía, L1 y 5). Abierto de M-J de 13:30 a 16:30 y de 20:30 a 00:30h. V-S hasta la 1:30h. D de 13:30 a 16:30h. Tel: 91 786 57 80  y 606 282 608. Para reservas el 662 945 359 (L-D de 10:00 a 13:30 y de 17:00 a 22:00). WEB.

Además, se convierte de 17 a 20h. en una pastelería japonesa llamada Panda, la cual tengo unas ganas locas de probar. Ya os contaré.

¡Un mordisquito de La Glotona!

Martina Cocina unas meriendas exquisitas

Publicado en
Martina Cocina unas meriendas exquisitas

Hace ya más de 1 año que Martina Cocina abrió sus puertas en la zona del Rastro (podéis leerlo por aquí) pero no le había dedicado ningún post en La Glotona. Ha tardado en llegar y eso no es mala señal porque después de todo este tiempo el local sigue mereciendo tanto la pena como cuando llegó al barrio.

Martina Cocina bien vale para un roto que para un descosido. Desde el desayuno hasta la cena se puede encontrar algo en su carta que nos conquiste. Y para el almuerzo ofrece un original menú del día por 10,60€. Es rápido, sencillo y muy bueno.

Una merienda fue la excusa de mi última visita. Mi acompañante no lo conocía y salió encantado. Por supuesto, nos decantamos por las opciones más dulces: las tartas. Atentos porque todas están en el mostrador de la entrada, así que, si no lo tenéis claro, acercaros y vuestros ojos decidirán por vosotros.

Hay tartas de chocolate y dulce de leche, de zanahoria y de lo que surja, porque Martina -dueña y cocinera- va improvisando muchos días. Nosotros nos quedamos con la tarta de queso y la tarta de coco (4,5€ la porción). Para beber un zumo de naranja natural y una limonada casera con hierbabuena. ¡Qué rico todo! Me entra hambre solo con recordarlo de nuevo. Unos bocados deliciosos y para nada empalagosos. ¡Ah! Atentos a los alfajores también caseros. Nunca faltan sobre el mostrador, y es que no podía ser menos ya que Martina es argentina.

Si a tan rica merendola le sumas la agradable compañía y la calma del local, lo agradable de su decoración y el buen trato, es normal que nos pasáramos allí horas charlando y apurando hasta las miguitas de las tartas.

De vez en cuando hacen obras de teatro en su cueva subterránea o diferentes eventos (consultad su Facebook para estar al día), preparan cátering, y ahora hay brunch los sábados (12€). Señales de que siguen creciendo y mejorando.

Martina Cocina en Plaza Cascorro, 11 (metro La Latina, L5). Abierto M-Mx de 9 a 00h. J_V de 9 a 01h. S de 10 a 01h. D de 10 a 23h. Tel: 91 083 43 80. WEB.

¡Un mordisquito de La Glotona!

Pirata’s, carne en alta mar

Publicado en
Pirata’s, carne en alta mar

El Pirata’s Rock Wey es mucho más que un restaurante. Es una sala de conciertos, un bar y un barco pirata gigantesco. Y encima sirven una carne de buey de escándalo. Merece mucho la pena “abordarlo”.

La Glotona ha ido a parar allí dos veces con la familia. La primera, fuimos cuatro y en la segunda, unos cuantos más con pequeñajos incluidos. Y en ambas ocasiones nos encantó a todos, salimos rodando y hablando maravillas. Así que, aunque el Pirata’s se encuentra fuera de Madrid, en Alcorcón más concretamente, tenía que hablaros de él porque es un lugar idóneo para grupos grandes, para ir con amigos o familia, y sobre todo para disfrutar de una buena comida.

La carta es bastante amplia y extensa: hay raciones, ensaladas, sandwiches, hamburguesas y más cositas que ahora os cuento.

Para empezar, junto con las bebidas sirven siempre un aperitivo. En nuestro caso nos tocó un paté con mini tostas que estaba riquísimo.

Paté de aperitivo

Paté de aperitivo

Las dos veces pedimos raciones de Croquetas de buey (12€ con 12 croquetas) para compartir. Presentadas de forma muy peculiar porque te esperas la clásica croqueta pero resulta que van en bolsitas de hojaldre bien crujiente. El relleno es delicioso, con una estupenda bechamel y los pedacitos de carne. No quedará ni una en el plato.

Croquetas de buey

Croquetas de buey

También nos decidimos por el Kilo de lomo de buey con patatas y pimientos (43€). Cuando fuimos la family al completo pedimos dos kilos, claro está, y una Ensalada Pirata (lechuga, tomate, cebolla, maíz, zanahoria, remolacha, atún, huevo y crujiente de cebolla – 12€) para acompañar tal jartón de carne. Tenéis también el Kilazo de carne, que viene además con una jarra de 2 litros de cerveza o sangría, o bien botella de vino (54€).

Aquí disfruta todo el mundo. La carne viene cruda y junto con un poquito de grasa. La piedra va ardiendo, así que la mecánica es sencilla: cogemos la grasa, se restriega por la plancha y se van poniendo los trocitos sobre ésta hasta que estén al gusto de cada uno. Os recomiendo dejar la carne al punto porque es mucho más jugosa y sabrosa. Un poquito de sal y a comer. Las patatas fritas son auténticas, de las caseras, ojo al dato.

Y cuando penséis que vais a reventar, os ofrecerán un Surtido de postres al que no podréis decir que no: tarta de queso, de limón, de galleta, de orujo, brownie…Y suma y sigue. En el surtido os sirven cuatro tipos, genial para indecisos y compartir.

Surtido de postres

Surtido de postres

No he probado su Menú del día pero pinta genial. Por 11€ con un montón de primeros y segundos entre los que elegir.

La decoración del local va más allá de lo normal porque todo el restaurante es un barco pirata. La planta inferior recrea la bodega del barco y el primer piso me recuerda más a la cubierta, aunque cerrada en este caso, claro. Súper grande y amplio, todo con madera, timones, estrellas de mar, redes, muchas calaveras…Los pequeños de la casa lo disfrutan mucho y los mayores ni os cuento. ¡No tiene desperdicio! Incluso el escenario es parte de un barco. Tienen ludoteca para los niños, donde unas alegres piratas les tendrán entretenidos hasta que los padres quieran. Y gratis, por supuesto.

Interior del Pirata's Rock Wey

Interior del Pirata’s Rock Wey

El servicio ha sido fantástico en las dos ocasiones. Los camareros van disfrazados de piratas y se involucran mucho si hay niños en la mesa, igualmente aconsejan sobre qué pedir o las cantidades.

Pirata’s Rock Wey se encuentra en C/ Navales, 33 (Polígono Industrial Urtinsa II, Alcorcón, Madrid). Abierto de L-J de 10 a 02h. V de 10 a 03h. S de 12 a 03h. D de 12 a 02h. Tel:  916 43 69 28. Facebook (para conocer las actuaciones, el menú del día, etc).

Un barco cargado de diversión, buena carne, música…¡No se le puede pedir más!

¡Un mordisquito de La Glotona!

Los nuevos menús de Sushimore y Coca-Cola

Publicado en
Los nuevos menús de Sushimore y Coca-Cola

Inauguramos julio con un calorazo insoportable. Esto no hay quien lo aguante salvo en una piscina, la playa o el aire acondicionado a tope. Y a la hora de comer solo apetecen cosas fresquitas y ligeras porque si no…¡ya nos da algo! Visto lo visto, Sushimore y Coca-Cola no han podido escoger mejor momento para aliarse contra las altas temperaturas: 5 menús con un primero + 6 piezas de sushi + refresco por 11,9€.

Los menús son muy variados y algunos han sido elaborados con un toque de Coca-Cola. Además, incluyen productos y sabores para todos los gustos: pescado crudo, vegetales, carne y fruta. El objetivo  es promover los beneficios del sushi: tiene pocas calorías y muchas proteínas y minerales. Es un producto sano, nutritivo, sabroso y bajo en grasas. Y La Glotona, como fan-loca-perdida que es del sushi aplaude estas palabras muy fuerte.

“Con estos nuevos menús nuestro objetivo es promover los beneficios que tiene para la salud la incorporación del sushi a nuestra dieta y, a la vez, popularizarlo para todos los bolsillos a un precio de 11,90 euros siempre elaborado con las mejores materias primas y en el momento”, afirma Bárbara Buenache, Chef Ejecutiva de Sushimore.

¿Y en qué consiste cada uno?

  • Menú 1:  pan bao (pan al vapor relleno de panceta y espinacas con mayonesa japonesa), seis makis de salmón y el refresco. Sí, el pan bao está de moda y eso es genial porque está buenísimo. Este de Sushimore cumple las espectativas.
  • Menú 2: yakisoba con ternera y seis tipos de verduras,  spring roll de atún y refresco. Atentos  a los spring roll porque son verdes por fuera y son muy ricos.
  • Menú 3: pollo al curry japonés con un toque de manzana y arroz, seis california de salmón, aguacate y queso crema, y refresco. El pollo pica un pelín pero se deja comer y los California eran una delicia.
  • Menú 4: pensado para vegetarianos se compone de un clásico Yakisoba con más de seis tipos de verduras diferentes y spring roll de calabaza, cebolla crujiente y queso crema y refresco. En este caso los spring roll son rosados y con un toque dulce muy peculiar.
  • Menú 5: dirigido a los peques, lleva yakisoba con ternera y verduras como plato completo, refresco y un coulant de chocolate.

Si ninguna de las opciones encaja con vuestro gusto, no os preocupéis, porque está la opción “Customiza tu bocado”,  para que en solo 3 pasos tengáis vuestro sushi perfecto.

Los menús Sushimore- Coca-Cola se pueden tomar durante julio y agosto en los 25 espacios de la red Sushimore. Una buena opción para comer fuera de casa algo rápido pero sano y de calidad.

¡Un mordisquito de La Glotona!

 

A %d blogueros les gusta esto: