Canal RSS

Archivo de la categoría: Favoritos de La Glotona

La Bobia, puxa Asturies!

Publicado en
La Bobia, puxa Asturies!

Que te pongan un buen restaurante asturiano en La Latina, donde se come de escándalo y a buen precio, con raciones bien hermosas, sidriña, una bonita decoración y servicio majo es un sueño que ha hecho realidad La Bobia. No, no es el mítico bar de los 80, solo han cogido el nombre prestado para esta sidreria asturiana que ya me ha conquistado.

He visitado La Bobia en 2 ocasiones. La primero acabé allí de casualidad tomando algo. En concreto unos tintos de verano y unas patatinas al cabrales (3,4€ media ración y 5,2€ la completa). Pedimos media ración y cuando el camarero las trajo a la mesa pensé que era la grande, ¡no digo más! De sabor, espectaculares. Para empezar, las patatas son de verdad, nada de congeladas, y la salsa de cabrales es una pasada. A mí me pierde el queso y cuanto más fuerte mejor, así que las disfruté como una enana. Eso sí, debo recomendaros que, si las pedís, que sean solo las patatas como hicimos aquella tarde o pedid también pan porque el cabrales inundará vuestra boca y no podréis saborear nada más.

Patatinas al cabrales y tinto de verano. La Bobia

Patatinas al cabrales y tinto de verano. La Bobia

Para la segunda visita fuimos a propósito a cenar. Éramos 3 y pedimos todo para compartir, comenzando por una botella de sidra Cortina (3,95€). De precio a mi me resultó un chollo pero mi acompañante asturiana dice que, en comparación con Asturias, es cara. No sufráis que aquí no vais a tener que escanciar, ya lo hace un escanciador eléctrico. Es un puntazo pedir la sidra por lo buena que está y lo bien que entra pero también porque todo el mundo se te queda mirando cuando ven la botella con ese artilugio. Cuidado no le pilléis el gustillo a darle al botón del escalfiador porque es veo sin sidra en 15 minutos – y sube rápido-. Y no, no hace falta llenar el vaso hasta arriba. El escalfiador sirve la cantidad justa y necesaria por vaso.

Para cenar tomamos una ración de croquetas de cabrales, nueces y pasas (7€, 6 croquetas) que estaban de vicio. El sabor no es tan fuerte como con las patatas pero vaya si se nota; media de chorizo a la sidra (4,9€ media, 7,5€ completa), que no estaba nada mal pero tampoco nos conquistó; y el plato estrella de la noche: un cachopo (18€).

Cachopo con bolígrafo para que apreciéis el tamaño. La Bobia

Cachopo con bolígrafo para que apreciéis el tamaño. La Bobia

Al cachopo le voy a dedicar un párrafo a parte porque se lo merece. Señoras y señores: no se vayan de La Bobia sin pedirlo. ¡Es obligatorio! Y siempre para compartir porque es gigantesco -como todo buen cachopo debe serlo-. Esta receta está de moda, he comenzado a verla en muchos programas de cocina y restaurantes. Consiste en dos filetes de ternera empanados -golpeados previamente para estirarlos y que alcancen ese tamaño- rellenos de jamón y queso, o cecina y queso ahumado de Pria como hacen en La Bobia. Una pasada de bueno, la carne tierna, el queso fundido…Cada bocado es para llorar. De hecho, no pudimos acabarlo y sobró un pedazo que nos dio pena dejar en el plato pero es que era imposible terminarlo.

En su carta podréis encontrar muchas otras especialidades asturianas como fabes, arroz con pixín (es decir, pollo), parrillada para compartir, gazpacho de manzana verde, tortilla asturiana y un largo etc. Ya os adelanto que caerá una tercera visita en breves para comer esas fabes y catar alguno de los postres, como el típico arroz con leche.

El local es una preciosidad. Todos los detalles evocan Asturias y su gastronomía, como por ejemplo, las paredes llenas de botellas de sidra o los grandes barriles al fondo del local. Y madera, mucha madera,  de modo que con los tonos verdes consigue de algún modo llevarte hasta el norte. Y la terraza es un gustazo: resguardada por el lateral de su edificio vecino, y decorado con un colorido mural, es bastante difícil encontrar hueco. El servicio fue en ambas ocasiones rápido, atento y muy amable.

La Bobia se encuentra en C/San Millán, 3 (metro La Latina, L5, o Tirso de Molina ,L6). Abierto L-J de 12:30 a 23:30h. V-S de 12:30 a 0:30h. Tel: 917 37 60 30.

Os garantizo que saldréis de allí gritando “Puxa Asturies!”.

¡Un mordisquito de La Glotona!

 

Anuncios

Pez Tortilla, croquetas y…¡tortillas!

Publicado en
Pez Tortilla, croquetas y…¡tortillas!

Cuando oyes hablar de Pez Tortilla lo primero que te llama la atención es la sencillez de su carta. Básicamente se reduce a tortillas de patata, croquetas y una extensa lista de cervezas. Y para de contar. ¿Arriesgado? Sí, pero es que no se necesita más cuando lo que hacen está tan bueno y es de calidad.

En una gran pared de pizarra situada tras la barra se encuentran las especialidades del día, lo que está (o ha estado) hasta el momento en cocina. Su carta recoge alguna cosita más pero creo que lo mejor es fijarse en esta pared y decidir.

De hecho, la noche que cené allí con una amiga la cosa andaba floja de género en cuanto a tortillas: el día había sido bastante ajetreado y solo estaban sacando tortilla de patatas con cebolla caramelizada y la de queso brie trufado y jamón. No nos importó ya que al ser dos tampoco íbamos a pedirnos 1 pincho de cada una de sus tortillas (que son 7 distintas en total y podéis consultar en su web), así que nos conformamos y…¡qué delicia de tortillas! Ambas poco cuajadas pero sin ser líquidas, para nosotras estaban en su punto justo y perfecto. La de cebolla caramelizada puede sonar simplona pero nada más allá de la realidad: una maravilla, suave, con el toquecito dulce idóneo…Genial. Y la de queso brie ni os cuento. Yo, que soy un ratón, la disfruté como una enana. Sobre todo al pillar los cachitos enteros de brie. La catamos recién hecha y es estupenda de verdad. Por cierto, el pincho son 3€ y la tortilla completa, 15€.

En cuanto a las croquetas, estaban todas menos las de calabaza y piñones. El dúo de croquetas cuesta 2€ y la ración 7€, en la que puedes mezclar hasta cuatro tipos de croquetas, así que nos quedamos con esta opción y, como entran 8 unidades, escogimos las croquetas de trufa y boletus; de jamón; de puerros con cecina y las especiales de la semana que eran gambas al ajillo. Todas me parecieron deliciosas, con una bechamel estupenda y los sabores muy reconocibles pero me quedo con las de boletus y trufa y, ante todas ellas, con las de gambas al ajillo. No sé qué tiene ese plato en versión croqueta pero me pierde y además, aquí se notaba el puntito picante del ajillo. ¡De 10!

Ración de croquetas de Pez Tortilla

Ración de croquetas de Pez Tortilla

En cuanto a las cervezas, tienen para aburrir y muchísimas del tipo Ale como la Dark Horse Amber, la Socarrada de Valencia; Pale Ale como Anchor Liberty Ale o la americana de trigo Blue Moon.

Pizarra del Pex Tortilla

Pizarra del Pez Tortilla

El local es sencillo y chiquitito, así que no esperéis hasta muy tarde para ir porque se llena. Las mesas son altas, blancas y con taburetes excepto una pegada al escaparate. Una pared está llena de cuadros y fotografías y en la opuesta se encuentra la barra y la pared-pizarra en la que veréis los platos. El servicio es amable, simpático aunque un poco despistado a la hora de tomar nota (también entiendo que se debía a que había mucha gente y la camarera estaba sola). Aún así no tuvimos ningún problema y todo salió rodado.

Pez Tortilla se encuentra en C/Pez, 36 (metro Noviciado, L2, o Callao L3 y 5). Abierto L-J de 18 a 02h. V de 18 a 02:30h. Y S de 12 a 02:30h. Domingos cerrado. Tel: 653 91 99 84. WEB.

En su web hay una frase que me encanta:

“Hay dos tipos de personas en la vida, los que les gusta la tortilla de patata poco cuajada y los que no tienen ni puta idea de la vida.”

No tengo más que añadir salvo ¡viva la tortilla de patatas y las croquetas! Y larga vida al Pez Tortilla, que mientras siga preparando así de bien dos de mis platos favoritos me tendrá como clienta asidua.

¡Un mordisquito de La Glotona!

P.D: reseña dedicada a mi amiga Aroa, quien me acompañó a descubrir este lugar y que se lee todos y cada uno de los post. ¡Mil gracias! 🙂

Hattori Hanzo, Izakaya japonesa en el centro madrileño

Publicado en
Hattori Hanzo, Izakaya japonesa en el centro madrileño

Si me preguntaran cuál es mi comida favorita fuera de España contestaría sin dudarlo que la japonesa. Mi fanatismo llega a tanto que igual tengo un problema. Un problema delicioso que ha ido a más gracias al restaurante Hattori Hanzo, la primera Izakaya -taberna japonesa- auténtica de España. Y no, aquí no hay sushi pero no lo vais a echar de menos.

Comenzamos la comida con un aperitivo de judías. Así sin más y presentadas en su vaina. Se abren con la manita y hale, para dentro las judías como si fueran caramelos. Curioso, rico y muy sano.

De la carta nos quedamos con un bollo de pan al vapor llamado Yakisobapan (6.50 €) con yakisoba de cerdo, beni-shoga y katsuobushi. El panecillo en sí es todo miga, jugoso y la carne de cerdo del interior le da todo el sabor. Nos recordó a una hamburguesa, la verdad.

Luego optamos por compartir tres brochetas (Kushiyaki) diferentes: una Sake Saikyoyaki (3,8€) de salmón marinado en miso blanco dulce de Kyoto; una Nasu Miso Dengaku (3,4€) de berenjena asada con miso rojo y sésamo; y una Yakitori/Negima (1,8€) de pollo de corral con salsa yakitori y shichimi togarashi. Todas buenas pero sin duda la última la mejor y más sabrosa.

Brochetas (salmón, berenjenas y pollo)

Brochetas (salmón, berenjenas y pollo)

Y para rematar la parte salada pedimos una Hiroshimayaki (14,9€). Atentos porque es una fina tortilla japonesa (similar a la francesa pero tipo crêpe) presentada con forma de colina bajo la cual se esconde un “Okonomiyaki de 3 capas y Yakisoba”. Así para entendernos, eran tallarines salteados con verdurita y trocitos de cerdo. Encima de la tortilla iban dos salsas, alga nori en polvo y negi. Por lo que más queráis: ¡pedidla! Espectacular de principio a fin. No quedó nada en el plato y eso que fue el último en llegar. Una mezcla de sabores deliciosa y que aún no conocéis.

Hiroshimayaki

Hiroshimayaki

De postre no pudimos evitar la tentación y tomamos DIY Matcha S’mores (8,8€). Te ponen en la mesa una pequeña mini barbacoa japonesa y una bandeja con galletas, malvaviscos -o marshmallows- y chocolate infuionado con matcha (del maestro chocolatero Ricardo Vélez, Moulin Chocolat). Así que de repente te ves con los malvaviscos sobre las llamas hasta que quedan dorados y blanditos para ponerlos sobre las galletas y un poquito de chocolate por encima. Vaya bocado…Lo del chocolate es una locura de lo bueno que está. Y sí, todo bien dulce.

Para beber no fuimos nada atrevidas: agüita. En la carta veréis varias cervezas y refrescos japoneses, té verde, etc.

El local es una pasada. Nada más cruzar la puerta has entrado en Japón. El comienzo del local recuerda a los puestos de comida callejeros que se pueden encontrar en la ciudades y al fondo está la Izakaya, con mesas bajas a la japonesa. Una pena que no nos sentaran aquí, pero al ser dos nos colocaron al principio. El servicio es muy amable y atento.

Hattori Hanzo se encuentra en C/Mesonero Romanos, 17 (metro Gran Vía, L1 y 5). Abierto de M-J de 13:30 a 16:30 y de 20:30 a 00:30h. V-S hasta la 1:30h. D de 13:30 a 16:30h. Tel: 91 786 57 80  y 606 282 608. Para reservas el 662 945 359 (L-D de 10:00 a 13:30 y de 17:00 a 22:00). WEB.

Además, se convierte de 17 a 20h. en una pastelería japonesa llamada Panda, la cual tengo unas ganas locas de probar. Ya os contaré.

¡Un mordisquito de La Glotona!

Mistura crece sin parar en Madrid

Publicado en
Mistura crece sin parar en Madrid

El verano pasado los helados artesanales de Mistura fueron un must en la capital. Probablemente se convirtieron en la heladería más transitada y comentada por todos los madrileños y turistas. Tan bien les ha ido que Mistura crece: ahora cuenta con un hermano pequeño al ladito de la Plaza Mayor. De su predecesor ha heredado la calidad de los helados, ese delicioso sabor y, por supuesto, la plancha de granito a -23 grados que tanta fama le dio.

En una merendola con muy buena compañía probé una tarrina mediana de dos sabores con topping (3,6€). Me decidí por el sorbete de mango con topping de fresas y el helado de avellanas con topping de cookies. Hubiera firmado lo que hiciera falta por tomar uno de esos cada día. ¡Estupendos! Suaves y deliciosos. Mi acompañante pidió un cucurucho de helado de yogur con topping de brownie (2,8€) y el zumo Hangover Help de sandía, pera y naranja (4€). Alucinó con ambas cosas y no era para menos.

Cucurucho, zumo y tarrina de Mistura

Cucurucho, zumo y tarrina de Mistura

Igual os preguntáis qué tienen de particular los helados de Mistura. En su web lo explican de maravilla:

“Nuestros helados se elaboran con leche fresca de granja y contienen 6-10% de grasas nobles propias de la materia prima. Los sorbetes se elaboran con base de agua y más de un 50% de fruta fresca, por lo que contienen un 0% de grasas. La mezcla final en la heladería se efectúa de una forma innovadora y en el momento. Helado y topping se fusionan, a mano y con la ayuda de dos espátulas, sobre una plancha de granito a baja temperatura para potenciar su textura y cremosidad.”

El local es, en mi opinión, 20 veces mejor. En la planta de arriba se encuentra la barra y la plancha y abajo tenéis un espacio chulísimo para disfrutar de lo que pidáis. Es moderno pero acogedor y con unos sillones de los que no os querréis levantar. Luz ténue y música de fondo para hacer más difícil la partida. El trato: fenomenal. Los chicos de Mistura te aconsejan qué tomar según tus gustos, qué combinaciones puedes hacer…y son tremendamente simpáticos.

Por aquí podéis ver todos los sabores y la carta.

El nuevo Mistura se encuentra en la C/ Ciudad Rodrigo, 6 (metro Sol, L1, 2 y 3) -junto a la Plaza Mayor-. Abierto de L-J de 10 a 00h. V-S de 10 a 01h. Y D de 10 a 23h. Tel: 810 524 641. WEB.

¡Un mordisquito de La Glotona!

Barcelona enamora paladares

Publicado en
Barcelona enamora paladares

Bon dia a tothom! Este va a ser uno de esos post más personales de lo debido -se siente- pero es que hace un par de semanas La Glotona estuvo por Barcelona y, como sucede con cada ciudad que visito, os lo cuento con un recopilatorio. Primero porque allí se come de vicio, enamora paladares, y, segundo, porque soy una madrileña amante de la ciudad condal. ¿Que qué hacía yo por allí? Tendréis que esperar al final.

Un único apunte antes de comenzar: casi no hice fotos ni tomé notas ni nada de nada. Llamadme desastre pero me puse en modo “desconexión” al 100%. Aún así, fiaros de mi 😉

Carrer de Blai, la calle de los pinchos

Nos quedamos alucinados al descubrir el Carrer de Blai. Nos alojábamos en Poble Sec y fue pura casualidad toparnos con ella. El título ayuda a intuir lo peculiar de la calle: está llena de principio a fin de bares de pinchos, en plan San Sebastián. ¡Alucinante! Abrid mucho los ojos y fijaos en las ofertas de los locales. Hay pinchos desde 1€, copas tiradas de precio, 2×1, y un largo etcétera. Pero nosotros estamos hechos de otra pasta y entramos al Blai 9 por la música y porque el interior era chulísimo. Los precios de las tapas varían dependiendo del color del plato. Aquella noche eran 1€ y 1,5€. Por favor, no dejéis escapar sus mini hamburguesas, ¡de rechupete! Como curiosidad, muchas de sus tapas se sirven sobre blinis -mini tortitas muy típicas de los rusos-, así que son divertidas y deliciosas. Para beber: 1/2 litro de sangría (6€).

Blinish con hamburguesa de ternera, queso, cebolla caramelizada, etc. (foto de Blai9)

Blinish con hamburguesa de ternera, queso, cebolla caramelizada, etc. (foto de Blai9)

  • Blai9, en Carrer de Blai, 9. Abierto L a J de 18 a 00.30h. V de 18 a 02h. S de 12.30 a 02h. Y D de 12.30 a 00.30h. Tel: 933 297 365. WEB.

¡Podéis entrar en el Blai9 con Google Maps! Aunque el local está ahora mucho más bonito:

Para conocer más locales de tapeo en esta zona os remito a dondevamoseva.com

El nou Ramonet, peix i marisc

El primer bocado que tomé en Barcelona fue en este restaurante especializado en pescado y marisco. En esta ocasión fuimos un grupo bastante amplio y creo que salimos todos encantados -y rodando-. Uno de los platos que triunfó sobre la mesa fueron los Tagliatelle con frutos del mar, ¡lo pedimos 5 personas! Y nadie dejó nada: la pasta en su punto y con verdadero sabor a mar. Quiero la receta para hacerlos en mi casa. Por allí también aparecieron unos entrantes de pulpo a la gallega, calamares -¡de 10 también!- y jamón con pa amb tomaquet. Otros platos que aparecieron sobre la mesa fueron un vistoso y rico bacalao con alioli, un par de arroces, el tartar de salmón y hasta bogavante. El local, decorado en blanco y azul y plagado de motivos pesqueros que lo hacen bonito y acogedor.

Interior del restaurante (foto de El nou Ramonet)

Interior del restaurante (foto de El nou Ramonet)

  • El nou Ramonet está en C/Carbonell, 5. Abierto L-D de 12 a 00h. Tel: 932 683 313. WEB.

Super super, tapeo y vinos por el Born

Pequeñito pero coqueto y amigable. No os vais a olvidar de vuestra visita a este local en el corazón del Born, creedme. Me atrevería a decir que es una vinoteca más que un bar o local de tapeo por la cantidad de botellas que veréis tras la barra y su “super super” carta de vinos. Desde el Barba Azul gaditano o un vino francés llamado Le Rouge con esencia de pintalabios de Dior. La mejor opción es dejarte aconsejar por los camareros: que te gustan los blancos afrutados, darán en el clavo; que eres más de tintos robustos, pues también. Si sois de cerveza, tienen una artesana de la ciudad llamada Barcino. Para acompañar tan divinos caldos tomamos su micuit de pato -que era una cosa espectacular- y la tabla de quesos. Dos aciertos.

Anécdota: la noche que lo visitamos tenía un frío de muerte y pedí un rooibos. Sí, en una vinoteca. Y sí, los camareros me miraron raro pero a mi me sentó de maravilla. Conste que luego me animé con el vino blanco. Así que puedo decir que este sitio se adapta a todos los planes, incluido tomar un café con amigos.

  • Super Super Bar está en C/Esparteria, 14 (esq. C/Calders). Abierto M-V de 17 a 02h. S de 12:30 a 02:30 h. Y D de 18 a 00h. Tel: 932 680 610. WEB.

Salamanca tiene mar

No me he vuelto loca. Un restaurante mítico para comer arroces en Barcelona se llama Salamanca y está al ladito de la Barceloneta. Cuentan con diferentes menús y nosotros nos quedamos con el siguiente:

Entrantes para compartir: mejillones a la marinera + langostinos + ensalada mixta

Plato principal: arroz negro o paella

Postre: crema catalana o sorbete de limón

Crema catalana espectacular de Salamanca

Crema catalana espectacular de Salamanca

Con bebida y pa amb tomaquet como para parar un camión por solo 20€. Personalmente me pareció un chollo. Salimos de allí rodando. No os paséis con los entrantes porque los platos de arroz son contundentes. Mi elección fue el arroz negro (con tan buena pinta y el hambre que tenía ni le hice foto) y la crema catalana de postre. El primero en su punto, ideal y servido con alioli como debe ser. Me encantó. El postre, casero y divino.

  • Restaurante Salamanca se encuentra en Almirall Cervera, 34. Tel: 932 215 033. WEB.

Mercado de La Boquería

No me creo que no hayáis enterado de la polémica noticia sobre la prohibición a los grupos de más de 15 personas de visitar el Mercado de La Boquería los viernes y los sábados. Que no cunda el pánico, se puede entrar a cotillear tranquilamente. Y no sé si será cosa de esta nueva norma pero fuimos un viernes por la mañana y lo encontré menos saturado de lo que recordaba. Aquí vais a encontrar de todo y bien fresco. Además de ser una preciosidad de construcción y visita indispensable. La Glotona es fan de los zumos naturales que se venden en muchos de sus puestos. Mi favorito: el de mango (1,5€).

Zumo de mango en el Mercado de La Boquería

Zumo de mango en el Mercado de La Boquería

  • Mercat de La Boqueria está en Rambla, 91. Abre de 08 a 20:30h. Tel: 93 318 25 84. WEB.

Hotel W, la ciudad es más bonita desde una planta 26

Tuve el lujo/lujazo/morro/morrazo de entrar al Hotel W, más conocido como “hotel vela” y subir a la plata 26, donde se encuentra el bar-discoteca Eclipse. Parece ser que allí se organizan unas fiestas increíbles por la noche  pero en mi caso lo disfruté de día y con un té. Vale, solo fue un ratito pero lo suficiente como para no querer salir de allí. Vaya vistas, nenes. Adjunto prueba gráfica:

Postureo máximo en las alturas

Postureo máximo en las alturas

Llegar allí no fue cosa mía para nada. Fue gracias al trabajo, motivo por el cual viajé a Barcelona. No os voy a contar los detalles porque necesitaría otro artículo pero si queréis podéis cotillear la web de la Agencia Reinicia, culpable de todo (casi incluido este post).

Y hasta aquí mis recomendaciones si visitáis Barna. No os preocupéis que volveré y os contaré mucho más.

Fins aviat, Barcelona!

¡Un mordisquito de La Glotona!

La Embajada del sabor

Publicado en

Hay un restaurante del que llevo mucho tiempo queriendo hablar y no lo he hecho. Primero, porque ha salido en tantos medios, webs y blogs que tampoco me corría mucha prisa. Y segundo, porque no he tenido tiempo de hacerle la crítica que se merece. Por fin ha llegado el momento. Hoy, para todos ustedes, en no-exclusiva: La Embajada.

Os lo voy a decir así de claro: este sitio es perfecto. Es bonito. Es original. Y se come de lujo. Se trata de un antiguo palacio de 5 plantas reconvertido por completo en restaurante, de modo que cada piso alberga un restaurante diferente: hay gastrobar (tipo cafetería súper elegante con barra de copas y una carta diseñada para el picoteo); japonés, en la 3ª planta, de color negro y con neones azules con lámparas que evocan la papirofléxia -o eso pensé yo-; mexicano, en la 4ª, mucho más colorido y atrevido que el resto, con máscaras de lucha, calaveras garbanceras…; y el skybar, su azotea pensada para tomar copas por la noche.

Fui a cenar con mi familia para celebrar el cumpleaños de mi padre -fan y director ejecutivo del blog-, y escogimos la planta mediterránea, en la 2ª. Debo decir que fue todo un acierto (y no porque fuera sugerencia mía).

Comenzamos compartiendo 3 platos, los que más llamaron nuestra atención. El primero en llegar a la mesa fue el Tartar de atún rojo mediterráneo sobre timbal de guacamole y totopos de maíz (14,5€), que nos dejó a todos maravillados con su sabor. ¡De verdad! Nos gustó tantísimo que intentamos reproducirlo en casa. Sabroso, con un atún fresquísimo que liga a la perfección el guacamole. Hubiéramos seguido tomándolo hasta que nos echaran del restaurante…

También tomamos como entrantes la Terrina de foie con aceite de vainilla de Madagascar, frutos secos y reducción de vino tinto (14€) y el Risotto cremoso de boletus Edulis y aceite de trufa negra (9,8€). Quizás este último fuera el plato más flojito de la noche, pero igualmente estaba muy rico. La terrine -un producto similar al paté- despareció volando. Divina.

Después, cada uno eligió un principal, y sobre la mesa aparecieron el Bacalao confitado en aceite de ajo y guindilla sobre crema de pimiento rojo dulce, aceite verde de cebolino y brocheta de parmesano (15€). ¡Toma ya! Según se lee ya suena sabroso y…lo es. Una perfecta mezcla de sabores, con el bacalao en su punto y una crema que lo acompañaba de maravilla -porque el tándem bacalao+pimiento nunca falla-. ¿La brocheta de parmesano? Un bonito elemento decorativo para tomar separado.

2014-10-01 22.10.05-2

El cumpleañero y La Glotona se decidieron por los Lomos de atún rojo poco hecho sobre cebolla morada en dos texturas y crujiente de cerdo ibérico (18,5€). Madre mía de mi vida y de mi corazón…No sé cuánto tardé en acabármelo pero fueron los mejores minutos de mi vida. Qué cosa más rica. Menudo sabor el del atún…Y pensar que casi no lo escojo por lo de “poco hecho”. Además, la cebolla morada junto con el pescado era un gran acierto. Del crujiente de cerdo ni me acuerdo…yo estaba a mi atún. Disfrutamos como enanos.

2014-10-01 22.10.55-1

Solo uno de nosotros se decantó por una opción carnívora y fue el Lomo de buey gallego al aceite de carbón con patatas fritas nuevas de luxe (18€) quién completó los principales. Presentado completamente limpio, por lo que no quedó ni un pedacito. Perfecto, delicioso y en su punto.

2014-10-01 22.10.20-1

Para poner punto y final, tomamos de postre la American cheese cake sobre confitura de frambuesa y helado de mango (5,5€) y el Pie de limón al estilo del Embajador (5,5€). La cheese cake fue un broche estupendo, más ligera de lo que esperaba y, además, el helado de mango estaba soberbio. El pie de limón resultó rico pero bastante dulzón y empalagoso, por lo que la mitad se quedó en la copa.

Si queréis saber todos los platos de la plata mediterránea y que se os haga la boca agua, os dejo la carta  completa. En cuanto a la decoración, este piso es muy agradable. Realmente es como cenar en el salón de casa, rodeados de libros y con una preciosa chimenea al fondo. Muy buen gusto. El servicio me pareció maravilloso: súper rápidos, atentos y muy serviciales. Nuestra camarera, una de las chicas más amables que me haya atendido jamás, nos hizo un tour por todo el restaurante al final de nuestra cena, por lo que pude ver las demás plantas. Vosotros también podéis pedirlo si queréis. En resumen, cinco pisos y restaurantes modernos, elegantes y muy diferentes.

Veis que el precio es un poco elevado pero merece mucho la pena. Cuando llega la cuenta se paga con gusto. Así que resulta perfecto para ocasiones especiales.

La Embajada se encuentra en Juan Bravo 43, esq. General Díaz Porlier (metro Diego de León, L5 y 4). Tel: 914 012 064. Mail: reservas@laembajadamadrid.com. WEB. Servicio gratuito de aparcacoches.

 Pienso volver para probar cada planta de esta embajada del sabor y buen gusto. Os lo aseguro 😉

¡Un mordisquito de La Glotona!

Restaurante Maru, auténtica cocina coreana

Publicado en

Me atrevo a decir que, de toda la cocina asiática, la coreana es la gran desconocida. Por ejemplo, ¿sabíais que les encanta el picante (pero muy muy muy picante)? ¿O que en Corea del Sur también hacen sushi? ¿O que es típico cocinar en barbacoas instaladas en la mesa? Seguid leyendo porque hoy vais a aprender mucho gracias al Restaurante Maru.

Todo lo que he conocido sobre gastronomía coreana ha sido gracias a una visita al restaurante coreano Maru. Sus dueños son de Corea del Sur, aunque llevan ya muchos años en Madrid, y esta es la segunda generación que se pone frente a los fogones.

Los cuatro aperitivos que sirven antes de la comida -sí, habéis leído bien, cuatro aperitivos- muestran su gran amabilidad: algas, kimchi (col fermentada), unas alubias negras y pequeñas judías verdes. Así de entrada, para disfrutarlos mientras esperas.

Aperitivos de Maru

Aperitivos de Maru

A través de sus platos descubrí mucho más. El Je yuk bo kum (panceta de cerdo salteada con guindilla y verduras – 13,5€) me dejó bien clarito que les chifla el picante. Y eso que su chef, Kim, me aseguró que lo ha adaptado al paladar europeo. Aún así es un plato que se deja comer gracias a su acompañamiento, y es que las tiras de panceta se sirven sobre hojas de lechuga con una salsita. La combinación es llamativa pero acertada. ¡Y es un plato para hacer en la barbacoa!

Je yuk bo kum

Je yuk bo kum

Resulta que son súper típicos en Corea los restaurantes de este tipo. Primero, un camarero te enciende la barbacoa de tu mesa y cuando está caliente te explica cómo colocar los ingredientes. Pinzas en mano solo queda comprobar el punto de la panceta. ¡Muy divertido! A mi me gusta bien churruscada, por lo que tardé un poquito más en comerlo. Luego se unta salsita en una hoja de lechuga, la llenas con las tiras de panceta y…¡listo! Armaos de valor e hincadle el diente.

El Dolsot bibimbab demuestra que el arroz es la base de su dieta y comen muy sano. Este plato va por pisos, por así decirlo. Al fondo, arroz blanco seguido de un huevo frito y coronado con ternera y muchísimas verduras: pimiento, zanahoria, calabacín, brocoli, cebolla…(12,5€). Los ingredientes se acaban de cocinar al vapor en ese mismo recipiente. Se come mezclando absolutamente todo y es tan sencillo como delicioso.

Dolsot bibimbab

Dolsot bibimbab

 ¡Y sushi! Con lo mucho que me gusta fue una grata sorpresa encontrarlo en Maru. Resulta que en Corea del Sur también se hace y se consume mucho. Nos decantamos por los California maki (14€). Ocho enormes -y bonitas- piezas con atún, surimi y verduras en su interior y huevas de tobbiko, algas y semillas de sésamo decorándolas. Hechas a mano, con mimo y espectaculares.

California makis

California makis

Al ser una cena no quisimos pedir nada más y acertamos porque realmente son platos con mucha cantidad. Aunque llenos, nos quedamos con ganas de probar alguna de sus tempuras tras verlas en la mesa de al lado. Para la próxima visita cae seguro la de langostinos, calamares, cebolla y batata (13,5€). Servida en una cesta en gran cantidad.

Todo bien acompañado de una cerveza japonesa Sapporo (3€ aprox.). ¡Ah! Y un detalle curioso: veréis que en la mesa no hay cubiertos. Los tenéis en una cajita de madera situada en uno de los extremos. Atreveos con los palillos de metal. Sí, sí. Nada de los clásicos desechables de madera, aquí lo auténtico es comer con éstos.

Cerveza Sapporo

Cerveza Sapporo

El local es muy peculiar. No tiene nada de chic, bonito o “mono” como se lleva. El comedor es de color naranja con sofás corridos negros y las paredes abarrotadas de cuadros dispares, recuerdos de pueblos españoles y hasta una silueta del Quijote y Sancho. Vamos, que no sabes dónde mirar entre tanto objeto curioso, algo que pasa a un segundo plano cuando los platos aparecen en la mesa y comienzas a comer. La atención del servicio: un 10. Son amables y muy pacientes explicando los platos o cómo usar la barbacoa.

Restaurante Maru se encuentra en C/ Reina, 37 (metro Gran Vía, L1 y 5). Abierto L-S de 13 a 16h. y de 20 a 23:30h. Domingo cerrado. Tel: 91 523 95 31. Facebook.

Aquí vienen a comer todos los coreanos que viven en Madrid, incluso fuera de la capital. esa es la mejor garantía de calidad. ¡Típico, típico!

¡Un mordisquito de La Glotona!

En coreano según traductor de Google: 욕심의 입 = yogsim ui ib

A %d blogueros les gusta esto: